Mundo

Las escasas opciones para emigrar legalmente a EEUU

0

María Santamaría se aseguró de seguir todas las reglas de inmigración de Estados Unidos. Obtuvo la residencia permanente por medio de su esposo, vino al país con visa de inmigrante y se hizo ciudadana estadounidense. Cuando su hermana llegó con visa de visitante escapando de la violencia y la guerra civil en El Salvador, la ayudó a obtener la residencia para poder quedarse.

Ese proceso tomó 16 años.

“Si no hubiésemos sido de clase media no habría podido venir nunca legalmente”, dijo Santamaría. “Nunca le darían visa a un pobre”.

En un momento en el que el presidente Donald Trump y muchos conservadores están llamando reiteradamente a que las personas vengan al país legalmente, la mayoría de los inmigrantes tienen pocas opciones bajo el complejo sistema de inmigración estadounidense.

Trump volvió a promover la ruta de inmigración legal en semanas recientes, en medio de la indignación por la política de su gobierno de separar a niños inmigrantes de sus padres en la frontera con México, diciendo que esos inmigrantes deben ser devueltos a sus países y que entonces pueden tratar de regresar con documentación legal.

“Tengo una solución: díganle a la gente que no venga a nuestro país ilegalmente”, dijo Trump. “No vengan a nuestro país ilegalmente. Háganlo como otra gente. Vengan legalmente”.

Pero la realidad es que existen pocas vías legales para emigrar a Estados Unidos.

Tipos de visas

Las visas son difíciles de obtener, especialmente para inmigrantes que batallan con la pobreza y el desempleo en Centroamérica. La otra opción para la inmigración legal -que un familiar ciudadano estadounidense o residente permanente los patrocine- puede demorar más de una década.

Conseguir una visa de visitante -conocida como B-2- requiere demostrar una cierta cantidad de ingresos que la mayoría de las personas en países como El Salvador, Guatemala y Honduras no tiene. Eso es porque la solicitud de visa requiere exhibir ingresos, propiedades y otros bienes para demostrar que van a regresar a sus países. Otras visas requieren conocimientos especializados, un patrocinador empresarial o un familiar estadounidense, en un proceso que puede tomar años debido al complejo sistema de cuotas.

Los inmigrantes que escapan de violencia y hostigamiento pueden solicitar asilo en puntos designados a lo largo de la frontera. Pero sin argumentos sólidos demostrables pueden ser enviados rápidamente de regreso a sus países y muchos cruzan ilegalmente con esperanzas de poder quedarse, algo que expertos admiten pudiera ser su única forma de venir al país.

“La principal forma -si no tienen un familiar que les patrocinó hace años en una categoría basada en familia- es solicitar una visa B-2 de no inmigrante y casi seguramente se les negará”, dijo Daniel Sharp, director legal del Central American Resource Center en Los Ángeles. AP

Comments

Comments are closed.