Pasa en Venezuela

El drama de los padres venezolanos que cruzan la frontera para salvarle la vida a sus hijos

0

Un artículo publicado por la periodista Clavel Rangel en el portal Dejusticia, relata la odisea de los padres venezolanos que cruzaron la frontera colombo-venezolana para salvarle la vida a sus hijos, ante la grave crisis de salud pública que vive el país.

Freidermar Martínez y Josué García, son padres de Jhosué Neftalí, de tan solo seis meses de nacido, quien nació en el estado Yaracuy con un cuadro de desnutrición, así como con complicaciones respiratorias y meningitis. García, encontró trabajo luego del nacimiento del pequeño, sin embargo, el salario no cubría todas las necesidades del hogar, y mucho menos las del bebé.

Además se conoció que la madre, recibió atención prenatal a partir del quinto mes, que trajo como consecuencia preeclampsia y una infección vaginal que no se pudo controlar, y es por ello que deciden abandonar su país de origen para ofrecerle mejores condiciones de vida a su hijo.

Por su parte, mientras cruzaban la frontera, se les acercó un hombre ofreciéndole dinero a Martínez por su cabellera, a lo que terminó aceptando, el sujeto cortó el cabello, al tiempo que ella veía como sus compatriotas cruzaban la misma frontera, con pesadas maletas.

Tras esto recibió 30.000 pesos colombianos, que le permitieron llegar hasta la pensión donde se alojaba su cuñado y su esposo. Actualmente, vive con 11 personas en Cúcuta Colombia, donde dice que sueña en convertirse en gerente agrícola y vivir del campo, como siempre aprendió.

Otra historia que refleja esta situación es la de Yosmary García. Tuvo a su primera bebé a quien llamó Zurisadai, pero murió a los tres días de nacida. Venía con complicaciones en el cuello materno, bajo peso y retardo del crecimiento fetal. O algo así le dijeron en Venezuela, reseña Rangel en el texto

Después de la primera pérdida, los médicos le comentaron a Yosmary que no podría embarazarse de nuevo y, si lo hacía, su vida estaba en riesgo. Sin embargo, a los tres meses de aquella cesárea, esta mujer 25 años estaba nuevamente embarazada en circunstancias de alto riesgo y en estado de desnutrición. La niña llegó al mundo a las 37 semanas de embarazo en el mismo hospital de Yaracuy donde fue atendida Freidermar: el Plácido Daniel Rodríguez Rivero.

A los dos meses, como la producción de leche de Yosmary no era suficiente, le sugirieron alimentar a la niña con leche de cabra: “Estaba muy flaquita y me asusté. Lloraba mucho por hambre”, manifestó al tiempo que explicó que en ese momento fue cuando decidió migrar.

De igual forma, María Isabel Lázaro, de 23 años, señaló que migró a Colombia para salvar a Juan, su hijo más pequeño. “Él tenía la piel arrugadita, como un viejito, y estaba flaquito. La gente dice que lo que tenía era frío de muerto o que le habían echado mal de ojo”.

Los primeros dos meses la diarrea y el vómito dejaron al niño casi en los huesos. También tenía meningitis y leucemia, pero de eso sólo se enteró cuando llegó a Colombia. “Yo creo que allá en el hospital (en Venezuela) no me dijeron nada de eso porque igual no había cómo atenderlo”.

Para ver el artículo completo pulse AQUÍ.

Comments

Comments are closed.