Pasa en Venezuela

Cómo la hiperinflación podría influir en un cambio político

0

El pronóstico del Fondo Monetario Internacional (FMI) que prevé una inflación en Venezuela que alcance el 1.000.000% al cierre del 2018, ha puesto en evidencia ante el mundo la grave crisis económica, el crecimiento acelerado en los costos de bienes y servicios, y la pérdida del poder adquisitivo que padecen los venezolanos.

De acuerdo con el análisis del economista del banco británico Barclays Capital, Alejandro Arreaza, no existe referencia histórica de una hiperinflación que nunca haya acabado, aunque señaló que el fin de un proceso de este tipo siempre llega con un cambio del modelo político o del modelo económico.

“En el caso de Venezuela, pareciera que para que haya un cambio en el modelo económico es necesario que se dé primero un cambio político”, consideró Arreaza en entrevista por CNN.

Sostuvo que en el contexto actual que vive Venezuela, con la caída de los salarios reales prácticamente “a cero” como consecuencia de la hiperinflación, se han vuelto a registrar niveles de protestas que no se veían desde los meses entre abril y julio del 2017, y que esto a su vez podría influir en que se dé “algún tipo de transición política”.

Indicó que la hiperinflación “ciertamente ha creado un ambiente donde exista la posibilidad de que crezca la conflictividad social, como ya lo estamos viendo en las últimas semanas en Caracas (…) Lo que es de esperarse es que en los próximos meses esta situación siga escalando, porque los ingresos del Gobierno van a seguir disminuyendo”, en referencia a las protestas registradas desde hace aproximadamente un mes en los gremios de salud, electricidad y docencia, que precisamente exigen mejoras salariales.

Respecto a la actuación del Gobierno, mencionó que en la medida que caiga la producción la única opción que tendrán será la impresión de más billetes.

“Para que tengamos una idea, la semana pasada solamente en una semana, el Banco Central aumentó la base monetaria de Venezuela en un 25%, en Colombia el crecimiento de todo un año no llega ni siquiera a la mitad de eso”, comparó el economista.

Por otra parte, el exministro de Industria de Venezuela entre los años 1989 y 1990, Moisés Naím, expuso que el informe del FMI significa “hambre, carestía, desabastecimiento, sufrimiento”. A su juicio, en la actualidad “son muy raros los fenómenos de hiperinflación de este tipo” porque el mundo ha aprendido a evitarlo.

“Es impresionante la falta de ideas que tiene el Gobierno de Venezuela de qué hacer, al mismo tiempo que el mundo sabe exactamente qué es lo que hay que hacer para que esto no siga”, concluyó.

Comments

Comments are closed.