Mundo

Cuba reconocerá la propiedad privada y el mercado en su Constitución, pero con partido único

0

El Parlamento cubano inicia hoy tres días de reunión plenaria para debatir el proyecto de reforma constitucional que reconocerá la propiedad privada y el papel del mercado en la economía pero manteniendo el sistema político de partido único.

El nuevo texto introducirá cambios al actual que fue aprobado en 1976 y reconocerá las “nuevas formas de propiedad, entre ellas la privada” pero conserva como “principios esenciales la propiedad socialista del pueblo sobre los medios fundamentales de producción”.

Los cambios en la Carta Magna buscan acercarla a la nueva realidad que vive el país tras las reformas económicas impulsadas durante la Presidencia de Raúl Castro (2008-2018), que permitió una apertura a la gestión privada de pequeños sectores de la economía después de décadas de monopolio estatal.

De los 150.000 trabajadores autónomos que había en la isla cuando en Raúl Castro inició sus reformas en 2008, en la actualidad hay 591.000 personas en el empleo privado, que representa el 13 por ciento de la fuerza laboral del país.

La mayoría están concentrados en el alquiler de viviendas o bares y cafeterías, pero también han florecido pequeños negocios como salones de belleza o talleres mecánicos.

El Gobierno cubano reconoció el empleo autónomo pero todavía necesita amparar en la Constitución a la pequeña y mediana empresa privada. La gran incógnita es saber hasta donde llegará el alcance legislativo de la apertura económica.

La nueva Constitución reflejará las reformas económicas pero no están previstos los cambios políticos y el texto reafirmará el carácter socialista del sistema y el papel del Partido Comunista de Cuba (PCC) como “fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado”.

Entre las novedades institucionales está la recuperación de la figura de un Primer Ministro, que existió hasta 1976 cuando se aprobó la actual carta magna y el nuevo texto marcará el límite de dos mandatos de cinco años consecutivos al frente de los cargos.

El anteproyecto consta de 244 artículos en los que se mantendrá la libertad religiosa, será explícita la no discriminación por identidad de género, aunque los medios oficiales no precisaron si se reconocerán los matrimonios homosexuales como pide la comunidad LGTB y que suscita el rechazo de algunas iglesias evangélicas.

Cuando el lunes los diputados terminen los tres días de discusiones, se abrirá un proceso de consultas populares que terminará con un referéndum, para el que no hay fecha todavía.

DPA

Comments

Comments are closed.