Pasa en Venezuela

Hipotecar su casa para comprar un grifo… la dura realidad de una ama de casa en Caracas

0

Como un dolor de cabeza significa reparar una avería en el hogar, esto debido a la hiperinflación, los altos costos de materiales eléctricos y de plomería, a esto se suma los pocos materiales que se pueden conseguir en las ferreterías.

El diario El Nacional señala que simplemente cambiar un grifo dañado para un lavamanos o fregadero están entre los 350 y 500 millones de bolívares.

En una entrevista del citado medio a la ama de casa, Lucia Reyes, a quien se le daño el grifo hace un año y que hasta el momento no ha podido comprarlo, y para darle apertura al grifo lo hace con un alicate. Comenta Reyes que “Cada vez que voy a una ferretería veo un precio nuevo”, afirmó. Indicó que en diciembre costaba 17 millones de bolívares, pero indica que fue el mes pasado a una ferretería a preguntar por el mismo producto y se sorprendió al saber que lo que pudo compra en 17 millones, ahora estaba en 120 millones de bolívares. “Tendría que hipotecar la casa para poder comprar el grifo para el fregadero, o esperar a que alguien me lo traiga de afuera”, expresó.

Ante esta problemática, se suma la escasez de los productos en las ferreterías, donde las personas tienen que caminar por diversos establecimientos para conseguir un producto, así lo indica un empleado de un negocio de Colinas de Bello Monte, donde señala que hay mucha escasez de materiales. “Si a alguien se le dañaba el fregadero, podía conseguir en el mismo establecimiento todo lo que necesitaba para repararlo, como niples, codos, etc., mientras que ahora debe acudir a 5 o 6 ferreterías, si es que no a 10, para conseguir lo que le pide el plomero”.

En otra ferretería ubicada en el este de Caracas también han mermado las ventas. Eran muy pocas las personas que recorrían los pasillos el jueves pasado. Un trabajador recordó que anteriormente la gente compraba otras cosas, además de lo que realmente buscaba. Ahora, dijo, solo se lleva estrictamente lo que necesita. Indicó que la misma ferretería también ha sufrido cambios, principalmente por la caída en la variedad de productos. Hace cuatro años podían manejar, en promedio, una cantidad de rubros de plomería que oscilaban entre 8.000 y 12.000, ahora manejan aproximadamente la mitad. El descenso en la oferta se advierte en cómo ha cambiado el negocio. “Hemos venido reduciendo los espacios. En otras épocas la ferretería era más amplia, había más pasillos”, esto es lo que señala el trabajador al medio antes mencionado.

Comments

Comments are closed.