Pasa en Venezuela

El caos que se vive en el Metro de Caracas por la falta de mantenimiento

0

Los carteles de “cerrado” en las taquillas de las diferentes estaciones del Metro de Caracas es cada vez más usual, ya que desde hace unos meses atrás, nadie tiene que pagar para usarlos.

Los boletos se han agotado y no ha sido posible por parte del gobierno importarlos nuevamente. Además, la terrible escasez de efectivo y la ascendente inflación que azota el bolsillo de los ciudadanos hace inmanejable pagar una tarifa subsidiada que se ha mantenido sin aumentos por años.

En este sentido, los jóvenes que intentan comprar un ticket para así tratar de evitar las interminables colas para pasar gratis en un sistema colapsado de usuarios, son de 4 bolívares, una cantidad cómica. Por la cual, el encargado de la estación rompe los billetes y los hace pasar por la puerta libre.

Esta situación, es una pequeña muestra de la grave economía en el país y la pésima gestión del gobierno de Nicolás Maduro, que desde haces meses atrás arrastra una hiperinflación.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), los precios del país sudamericano, aumentarán un 1.800.000% en dos años, mostrando así la crisis económica y social que ha trastocado hasta lo más básico de las rutinas de los venezolanos.

Alberto Vivas, que forma parte de la Asociación Civil Familia Metro, en donde agrupa a extrabajadores del subterráneo que hacen monitero a su funcionamiento, denunció que “la compañía no ha vuelto a comprar los rollos de boletos, porque no tiene recursos ni para eso, y tampoco ha querido actualizar la tarifa a un monto más justo y eso se refleja en el gran deterioro que tiene el sistema”.

“La diáspora laboral también ha afectado mucho las operaciones. El ausentismo de los trabajadores es grande y ante la imposibilidad de renunciar muchos terminan desertando, es decir se van del país sin finiquitar sus contratos, porque lo ahorrado en prestaciones sociales no vale nada con esta hiperinflación”, insistió Vivas.

Rehabilitación inconclusa

Por años, la llamada “cultura metro” era motivo de orgullo para los ciudadanos, ya que la empresa desde sus inicios se había convertido en un modelo de gestión en América Latina desde su inauguración en 1983, sin embargo, la crisis que afecta actualmente al país petrolero, ha originado un “caos” en el medio de transporte subterráneo, en parte por la falta de mantenimiento y la inseguridad.

En los diferentes vagones del tres, se puede observar el caos, que va desde cuerpos apretujados, pisos y vidrios sucios, hasta peleas para poder agarrarse en los tubos que ayudan a mantenerse en equilibrio sobre el tren.

El calor tanto dentro como fuera del vagón, se ha convertido en otro problema para los usuarios debido a la falta de un sistema de aire acorde a la cantidad de personas que se aglomeran en la actualidad entre 10 y 30 minutos para abordar el sistema.

En la Línea 1 del Metro de Caracas, viajan a diario por lo menos dos millones de personas, por lo cual harían falta aproximadamente 38 trenes para abastecer el servicio, no obstante, para este mes solo se encuentran laborando 27 unidades.

En las otras líneas la falta de trenes operativos puede llegar al 50%, según lo reseñado por El País, por lo que la movilidad en la ciudad se hace cada vez más cuesta arriba.

Denuncias internas alegan del sistema alegan que 13 trenes nuevos están totalmente parados por averías y son usados para sacar piezas de repuestos para la flota de 48 trenes de la línea 1.

Las averías en el camino son frecuentes actualmente y obligan a desalojar a los pasajeros en medio de las vías y túneles en plena oscuridad sin apoyo del personal de seguridad en algunos casos.

“El problema del Metro se ha agravado notablemente y va más allá de lo que notan los usuarios como las fallas en los trenes, las escaleras mecánicas, los torniquetes, el aire acondicionado. También está lo que no se ve como los ventiladores de emergencia bajo los andenes, las bombas de achique, las subestaciones de electricidad y todo lo que genera la falta de un mantenimiento preventivo”, alegó por su parte Ricardo Sansone, trabajador de la Familia Metro.

Comments

Comments are closed.