Pasa en Venezuela

Bono de alimentación alcanza para 100 gramos de café

0

El aumento salarial decretado por el Ejecutivo Nacional se convirtió en “sal y agua” para los ciudadanos incluso antes de cobrarlo, pues el alza en los precios se ha incrementado con creces luego de que el presidente, Nicolás Maduro, anunciaría el aumento salarial el pasado miércoles.

Con el nuevo bono de alimentación, el cual subió de 1.555.500 a 2.196.000 bolívares, es imposible adquirir un mercado completo, o al menos eso han asegurado cientos de usuarios que se ven obligados a comprar por unidades o gramos para bandear los elevados costos.

En el mercado municipal de Chacao una vendedora de café ofrece 100 gramos del producto por 1,6 millones de bolívares, lo cual representa la mayor parte del ticket de alimentación. “Si los precios ya estaban aumentando prácticamente cada 3 días, ahora subirán el triple debido a ese incremento salarial”, advirtió.

Con respecto al salario integral, que pasó a 5.196.000 bolívares, tampoco se puede comprar mucho, pues ni siquiera alcanza para comprar medio kilo de café.

“8 millones de bolívares, y el kilo está en 16 millones de bolívares”, respondía la vendedora a quienes preguntaban, dejándolos atónitos por el increíble precio.

Las hortalizas han sufrido un incremento similar en el mismo periodo de tiempo, pues tan solo el kilo de coliflor oscila los 3 millones de bolívares, justo el monto del nuevo salario mínimo, situación que preocupa no solo a los compradores, pues vendedores aseguran sentirse “mortificados” debido al alza en los precios, ya que las ventas se ven severamente reducidas gracias a la falta del poder adquisitivo del ciudadano.

“El aumento salarial es una burla y una falta de respeto”, subrayó una compradora, quien alegó, según lo reseñado por El Nacional, que ni un cartón de huevos puede adquirirse con el ingreso mínimo legal, ya que la presentación de las 30 unidades cuesta 4 millones de bolívares, mientras que las 15 unidades llegan a los 2 millones de bolívares.

Henkel García, analista financiero y director de Econométrica, señaló por su parte que con una economía extremadamente controlada y sin libertades económicas, los aumentos del salario mínimo no tienen poder de compra.

“Es muy difícil que esos incrementos nominales terminen representando un aumento de poder de compra de la gente. Tiene un efecto de mayor alimentación a la inflación”, señaló.

Comments

Comments are closed.