Mundo

“Nunca he estado afuera”: el aterrador relato de una de las niñas de la “Casa del Terror”

0

En el condado de Perris, California, un grupo de 13 personas (entre 2 y 29 años), fueron objetos de torturas por parte de David Allen Turpin y Louise Anna Turpin, padres de las víctimas, un caso que conmocionó gran parte de EEUU, cuando agentes de seguridad  anunciaron que esta pareja había sido detenida por mantener en secuestradas y torturadas a sus 13 hijos, a quienes mantuvieron encerrados en condiciones de insalubridad y sin apenas darles de comer conllevándolos a  un cuadro de desnutrición.

Quien dio la voz de alarma fue precisamente una de las hijas, de 17 años, que logró escapar del terrorífico encierro y llamar para denunciar la situación.

En el juicio que se le presentó al matrimonio, fueron mostradas al juez una fotografía donde se refleja a Joanna Turpin, de 14 años con  mugre en su cuello y los pies descalzos, casi negros. Están en un dormitorio, encadenadas a una litera de madera. Esta y otras fotos las hizo con un móvil Jordan Turpin, su hermana de 17 años, que el 14 de enero huyó de la casa por una ventana para llamar a la policía. Las fotos debían servir como prueba de la historia que les iba a contar a los agentes. Informó el diario El País.

Jordan, que había conseguido un teléfono en la casa, salió por la ventana de su habitación y en llamada al 911 le dijo a la operadora que se había ido de casa, a lo que le preguntaron su dirección, dijo que nunca había estado afuera de su casa.

Somos 16 personas en la casa. Nos maltratan. Mis hermanos están encadenados”. Cuando la operadora le pregunta dónde está, Jordan Turpin dice: “No lo sé. Nunca he estado fuera. No sé los nombres de las calles”.

En esa llamada, Jordan Turpin apunta casi todo lo que se fue sabiendo después. “La casa está tan sucia que a veces no puedo respirar”. También cuenta que antes vivieron en Texas, que sus padres los tuvieron en una caravana cuatro años sin aparecer por allí, años en los que se cuidaron solos.

El juez escuchó también por medio de los investigadores el impacto causado por la suciedad y el mal olor de todos los niños. Fotografías de la ropa que llevaban puesta dos de las niñas cuando fueron rescatadas mostraban una cantidad de mugre que hacía que la ropa pesara, según uno de ellos. Se bañaban una vez al año.

Para leer la nota completa, pulse aquí.

Comments

Comments are closed.