Lifestyle

Cinco alimentos que no deberías comer en el desayuno

0

Un desayuno saludable podría ayudarte no solo a bajar unos kilitos de más, pues comer adecuadamente en las mañanas resulta ser una de las bases para preservar la salud y el correcto funcionamiento del sistema digestivo.

Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un pobre“: así reza uno de los dichos más populares para aquellas personas que buscan un estilo de vida saludable. Por este motivo debes despreocuparte y no pasar hambre en las mañanas para conseguir “buenos resultados”, ya que este es el momento del día perfecto para cargar tu cuerpo de energía.

Es fundamental mantener una alimentación sana para mantener un óptimo rendimiento físico y mental a lo largo del día, sin embargo, darte un “gustico” de vez en cuando no le hará daño a tu salud siempre y cuando sepas controlar tus antojos.

Por este motivo, te enseñamos que debes consumir en menor medida en tus desayunos.

Mantequilla y mermelada

Estos dos productos son clásicos en casi todos los desayunos, desde una tostada calentita con cualquiera de los dos productos, o una deliciosa arepa con mantequilla, pero debes tener cuidado, pues estos dos alimentos representan una “bomba de azúcar” que sobrepasa con crecer los estándares establecidos por la OMS si consumes más de cuatro cucharadas al día.

Su consumo en exceso es sumamente nocivo para el páncreas, así como para el metabolismo, debido a que tu cuerpo necesita un “esfuerzo extra” para quemar las grasas y el azúcar.

Jugos naturales y procesados

A pesar de su delicioso sabor en cualquiera de sus presentaciones, suelen ser una fuente altísima en azúcares, por ejemplo, un vaso de 35 cl de jugo procesado tiene unos 27 gramos de azúcar, tantas como una bebida carbonada en cualquier presentación, según lo reseñado por El Confidencial.

En el caso de los jugos naturales, debemos evaluar que a la hora de licuar las frutas, solemos extraer gran cantidad de los nutrientes de las mismas, esto sumado al añadido de azúcar que el agregamos se traduce en una bebida deliciosa pero poco saludable para tu organismo en la mañana.

Pan blanco

Los carbohidratos son fundamentales en cualquier desayuno para cubrir la demanda energética del cuerpo, pero debemos tomar en cuenta que su procesado suele ser lento debido a su índice glucémico, por lo que tu cuerpo requiere más energía para digerirlo.

Sucede que el pan blanco contiene carbohidratos de absorciones rápidas o simples, lo que significa que, además de activarse la producción de insulina del páncreas, enseguida volvemos a tener hambre. Por tanto, lo aconsejable es sustituir el pan blanco por las versiones integrales, por fruta con piel o por cereales.

Galletas

Un estudio realizado por la Fundación Española de la Nutrición, revela que el 58% de los españoles desayuna café, leche o té con cereales o galletas. Sin embargo, esto es un error, pues la mayoría de las galletas suelen estar repletas de grasas saturadas y azucares, además de poseer muy pocos nutrientes para el organismo, por lo que los expertos aconsejar evitar su consumo en horas de la mañana.

Comments

Comments are closed.