Pasa en Venezuela

En sus propias palabras: Gilbert Caro habla de sus días en prisión

0

Gilber Caro, diputado suplente de la Asamblea Nacional excarcelado a inicios de este mes, habló sobre sus experiencias tras pasar por varias prisiones en Venezuela, luego de ser acusado de “traición a la patria”.

Durante su estadía de casi un año y medio relató que perdió 18 kilos, se enfermó, y hasta llegó a coserse los labios por una huelga de hambre donde duró cinco días sin comer.

Caro fue apresado el pasado enero del 2017 y trasladado a la cárcel el 26 de julio en el estado Guárico. Sin embargo, no era la primera vez, pues expresó que en su juventud pasó una década en prisión por un crimen que asegura no cometió.

Maltratos

Al momento de su captura, el gobierno afirmó que Caro portaba material de guerra, aunque de este caso en particular el diputado no puede declarar debido a las prohibiciones impuestas por el Tribunal Supremo de Justicia tras su excarcelación.

“Debe saber Venezuela que este señor (Caro) fue capturado con armas y explosivos de Cúcuta, con dólares. Venía a cometer atentados homicidas y terroristas contra la propia oposición. Estaba articulado con el paramilitarismo colombiano del norte de Santander”, afirmó Maduro en aquel entonces.

Caro denunció que sufrió maltratos durante los últimos meses como recibir poca comida y agua, dormir hasta una semana esposado y la prohibición de recibir a familiares y abogados.

“Puedo hablar de las dos experiencias. Aunque el encierro es el mismo, aquí el encierro también quieren hacértelo en tu pensamiento”, contó a Reuters. “Lo que pude vivir fue el aislamiento total”.

El peor momento

En una etapa de su encarcelamiento, Caro recordó como durante un supuesto intento de fuga fue trasladado a otra cárcel durante la madrugada, calificándolo como la peor etapa de su cautiverio.

“Me quitan los libros, me quitan todo. Duré 10 días durmiendo esposado”, mencionó refiriéndose al motín en el recinto penitenciario Félix de Lara, que dejó un saldo de 11 muertos.

“Tuve que coserme los labios y duré casi cinco días en la huelga (de hambre) y me dio un cólico nefrítico (…). No estoy contando una película ni una mentira”, narró Caro.

En contraparte, un portavoz del Ministerio de Prisiones, Franklin Suárez, desmintió esta anécdota y negó que Caro u otros prisioneros hayan sido maltratados o cosido sus labios, pues en prisión “no hay agujas”.

Caro confesó que en una de las celdas en las que estuvo, colgó carteles con frases positivas y mencionó que ha perdonado a quienes lo encerraron. Asimismo, insiste en continuar buscando que se haga justicia y restaure la democracia en el país, sin temor a volver tras las rejas.

Tras la última concesión de beneficios a un grupo de 43 presos opositores el pasado miércoles, la ex presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez, aseveró que suman un total de 200 personas excarceladas desde diciembre.

Sin embargo, organizaciones no gubernamentales y activistas de los derechos humanos aseguran que aun permanecen en prisión entre 300 y 400 personas por motivos políticos.

Comments

Comments are closed.