Pasa en Venezuela

Cedrizuela: Un escape para los venezolanos de la xenofobia en Colombia

0

Cientos de casos de xenofobia se han venido desarrollando en Colombia y el mundo de cara al éxodo cada vez más constante de venezolanos hacia países suramericanos, debido a las críticas condiciones en materia de seguridad y economía que se viven en Venezuela.

Una sonrisa amable junto a una agradable hospitalidad por parte de los países receptores, suele ser el anhelo de los desesperados viajeros, sin embargo, en muchas oportunidades durante su búsqueda por la estabilidad económica, suelen tropezarse con eventos y comentarios desagradables de cara a su nacionalidad.

Mira, venezolana, mañana habrá un bus aquí para regresarlos a todos“, le dijo el propietario de una farmacia a Norka Castro, una joven venezolana que mes tras meses va a pagar los servicios de su hogar frente al empresario.

Las acciones “xenófobas” van desde amenazas e insultos, hasta negarles trabajo o un arrendamiento de vivienda, e incluso ataques con bombas molotov.

Explotación, abusos laborales y acoso sexual, son solo algunas de las cosas que deben pasar algunos emigrantes que ingresan regularmente al país.

Ya lo ha advertido la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur): “Nos reportan que apenas le sienten el acento tienen dificultades para arrendar y así tengan el permiso especial de permanencia tienen problemas frente al trabajo”, dijo su vocera oficial, Rocío Castañeda, según lo reseñado por Infobae.

Castro llegó a Colombia junto a su esposo hace 4 años teniendo tanto la nacionalidad venezolana como la colombiana, obligados debido a las circunstancias, a viajar y asentarse lejos de su hogar para poder formar una familia.

“Allá no hay futuro para los chamos (hijos), pero comenzar de nuevo, con 40 años, en otro país y con familia, no es fácil”, expresó su pareja.

Un barrio de Bogotá, apodado Cedrizuela, ha recibido a cientos de venezolanos en donde se ha formado una especie de “colonia” en donde se brindan apoyo para sobrellevar la circunstancias.

Hemos formado una colonia para sentirnos en Venezuela, se parece mucho a Altamira, un lugar de Caracas. Llegar aquí con tantos panas es más amable”, confiesa Norka, quien después de buscar trabajo por un año y laborar en una agencia inmobiliaria, montó un negocio de productos exportados desde Venezuela, que allá ya no se venden por la alta inflación.

Son más de 15 negocios emprendidos por venezolanos los que se han tomado cada cuadra de Cedritos, por lo que se ha convertido en un lugar de “convivencia y paz” para los viajeros.

“Así podemos estar cerca de nuestra cultura, y conocernos para ayudarnos. Porque llegan muchos venezolanos buscando empleo, vivienda, colegios para los niños“, explicó Norka.

Comments

Comments are closed.