Pasa en Venezuela

La crisis venezolana y cómo podría afectar al socialismo cubano

0

La aplicación del socialismo del siglo XXI en países como Cuba y Venezuela ha reflejado el fracaso de este sistema. Según reseña The New York Times, Cuba pagó muy caro los éxitos iniciales de la revolución: educación, salud y dignidad. Sin embargo, siempre encontró a quien pasarle la factura, encontrando en Venezuela un aliado incondicional.

Venezuela, por su parte, construyó el socialismo con el apoyo de Cuba y prácticamente nadie más, durante algunos años con la bonanza de los precios del petróleo, que decayeron en el 2014 y con ello la generosidad del gobierno venezolano con La Habana.

Al declive del turismo en Cuba, las sanciones estadounidenses, la reducción en los niveles económicos, el resurgimiento de la escasez y la falta de oportunidades de empleo, se suma una nueva fuente de preocupación que es la crisis venezolana, que ya no puede subsidiar la economía socialista de Cuba.

Fin de la bonanza petrolera

Según informes de hace un mes, la estatal petrolera de Venezuela, Pdvsa, compró 440 millones de dólares de crudo en el mercado y se los entregó a Cuba a un precio más bajo y a crédito. De los 170.000 barriles que consume la isla diariamente, produce solo 50.000, ante ello Venezuela compensa la diferencia.

En tiempos anteriores, incluso proveía toda la demanda de Cuba. Sin embargo, el hecho de que Venezuela tenga que comprar el crudo demuestra que ya no cuenta con la capacidad para producirla propiamente como lo hacía hace unos años, debido a un colapso que disminuyó la producción 28% en los últimos meses. Asimismo, ha disminuido los elevados precios que pagaba por médicos, maestros y personal de inteligencia cubanos.

Sin embargo, Venezuela significa más que petróleo y efectivo para Cuba, razón por la cual la crisis que atraviesa la nación caribeña le resulta tan preocupante.

Rechazo internacional

Con la posible moción de suspender a Venezuela de la Organización de los Estados Americanos (OEA), países de la comunidad internacional podrían pensar que la situación es demasiado crítica para dejarla en manos de los venezolanos, tomando como única opción para presionar al gobierno de Nicolás Maduro las adoptadas desde Washington, sanciones relacionadas con el petróleo.

En consecuencia, esto sería un duro golpe para la nación cubana, donde podría generarse un descontento generalizado y una crisis social que no contará con el prestigio de los Castro, ni el escape de la migración a Estados Unidos, debido a la eliminación de la política “pies secos, pies mojados”, que cesó el ingreso de los cubanos a norteamérica por la vía marítima.

Sin estos factores, es difícil saber qué sucederá en Cuba en caso de estallar la revuelta social, siendo la única certeza el fracaso absoluto del llamado socialismo del siglo XXI.

Comments

Comments are closed.