Lifestyle

La hediondez de un pasajero obligó a un piloto a aterrizar de emergencia

0

Un vuelo de Transavia Airlines partió del aeropuerto de Gran Canaria con destino Ámsterdam, pero tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el Faro de Portugal debido al insoportable olor que desprendía uno de los pasajeros.

“La gente vomitaba, cayó enferma (…) El hedor era gigantesco. El hombre olía fatal. Desde que llegó al pasillo, la gente comenzó a gritar y se puso a buscar pañuelos para tapar las nariz”, expresó una de las personas a bordo del avión.

Ante las reiteradas quejas la tripulación tuvo que colocar al hombre en la parte posterior del Boeing 737, pero de nada sirvió. Piet Van Haut, uno de los pasajeros, contó que las personas que se encontraban en las últimas seis filas “huyeron” hacia la parte de delante.

“La tripulación sacó botes de perfume para rociar el avión, pero el horrible olor no desaparecía”, indicó.

Tal era la desesperación que el sobrecargo de la aeronave mandó al hombre a sentarse al inodoro de uno de los baños, reseñó El Mundo.

“Escuché a alguien decir que el hedor era peor que el de un cadáver que se había estado descomponiendo durante un mes. Era una situación insostenible”, relata.

Otro viajero señaló que “fue como si no se hubiera lavado durante varias semanas. Varios pasajeros se enfermaron y tuvieron que vomitar”.

Tras los intentos de la tripulación por buscar una solución, el capitán decidió hacer una escala: “Señores, habrán notado que algo anda mal con un pasajero. Por razones de privacidad no puedo dar más detalles”.

Tras tocar tierra el pasajero fue sacado a la fuerza del avión y trasladado en un autobús. “Un equipo de limpieza tuvo que venir para limpiar todo el avión. Solo entonces podríamos continuar el trayecto. Finalmente llegamos a Ámsterdam dos horas tarde”.

Comments

Comments are closed.