Lifestyle

La prensa oficial cubana no sabe cómo referirse a la primera dama

0

¿Quién será la mujer del vestido negro y violeta que posa junto al actual presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, durante su viaje a Venezuela esta semana?

Pese a que aparece en todas las imágenes, la prensa estatal cubana decidió inicialmente no revelar su nombre, reseñó El Nuevo Herald. Se trata de Liz Cuesta Peraza, la esposa del nuevo gobernante, tras ser nombrado presidente de Cuba en abril.

Para muchos cubanos, el silencio de la prensa estatal sobre Cuesta no pasó inadvertido.

“La que lo acompaña es su esposa… no una estatua o un búcaro… merece ser reconocida oficialmente”, dijo un lector identificado como “Rigo” en Cubadebate. Tras varios comentaros similares, el medio señaló como “esposa” del gobernante.

Asimismo, periódicos como Granma y juventud Rebelde, continuaron ignorando el asunto.

Por otro lado, los medios oficiales controlados por el partido, parecen nerviosos de darle a Cuesta el nombre de “primera dama”, título que ya ha generado controversia.

“Desde que triunfó la Revolución ese título por así decirlo nobiliario se borró de nuestra constitución y sigo abogando porque así sea”, escribió un lector identificado como Luis Enrique, de la página digital, Cuba Debate, indignado de que un periodista llamara a Cuesta “primera dama” en un reporte sobre la visita a Cuba, en donde se encontraba el gobernante Nicolás Maduro, la “primera combatiente”, Cilia Flores, en abril.

“Fidel jamás nos enseñó esto”

En este sentido, sería la primera vez en varias décadas, en donde los cubanos escuchaban la expresión “primera dama de la república”.

“Fidel jamás nos enseñó esto, muchos conocimos a su esposa la compañera Dalia Soto del Valle, quien después de enfermar, este jamás la presentó en actos públicos ni en eventos oficiales”, añadió el lector.
Desde que el fallecido presidente de Cuba, Fidel Castro, tomara el poder en 1959, el mismo puso un muro de silencio en la relación sobre su familia, con la que no se le vio en público salvo en contadas ocasiones.

El puesto de “primera dama” fue ocupado por la esposa de su hermano, Vilma Espín, y durante algunos años, también por Celia Sánchez, ayudante y amante del comandante. Soto Del Valle, a quién Castro conoció desde la década de los 60 y con la que supuestamente “contrajo nupcias en 1980”, y no se le vio en hasta en 1998, cuando Juan Pablo II visitó Cuba, en donde la imagen de los cinco hijos que tuvo con Castro se hizo más frecuentes.

De igual forma, tras el ascenso de Raúl Castro a la presidencia y la muerte de una de sus hijas, Mariela Castro Espín, ha ocupado un rol similar, apoyando las iniciativas del matrimonio igualitario, y también actuando como vocera del gobierno al frente del gobierno.

“Símbolo” sin identificación

“Ese símbolo todavía no ha sido identificado”, comentó Andy Gómez, exdirector del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos de la Universidad de Miami. “Hasta ahora el símbolo femenino dentro de Cuba era Mariela Castro y ella no va a desaparecer, así que ellos están tratando de definir el papel” de Cuesta agregó.

Para Gómez, las imágenes de Díaz-Canel con la mujer, significan algo más allá que su esposa.

“Está tratando de mostrar un lado más suave del liderazgo, un civil sin uniforme con su esposa, mientras que nada ha cambiado realmente”, opinó.

“Qué bueno que tenemos la oportunidad de que nuestro nuevo presidente salga en público con su esposa, que es lo más normal y da ánimo de familia, que es la célula básica de la sociedad”, escribió un lector identificado como Dr. en Cubadebate. “100% de acuerdo. Siempre la esposa a tu lado. Muy bien Canel, mi apoyo”, escribió Freddy.

Asimismo, Díaz-Canel dijo que “buscaría estar más presente y comprometido con los cubanos de a pie y creo que eso incluye tratar de proyectar una imagen de que él es uno de ellos, un hombre de familia”, comentó el profesor Ted Henken, sociólogo de Baruch College, en Nueva York, y autor de varios libros sobre Cuba. “Dado que su base y fundamento es el Partido, imagino que se está asegurando deliberadamente de que estas imágenes salgan en la prensa controlada por el Partido”.

Por otro lado, “Díaz-Canel y su esposa caminaron entre la multitud disfrutando de la música de Los Van Van, actuando como los políticos de Estados Unidos. Los paraban personas que querían fotos con ellos. Ella estaba a su lado en las interacciones con la gente, pero también era parte de todo”.

“Ella tenía dos dimensiones”, continuó. “Por un lado, era una profesional competente pero, por otro lado, estaba claramente acompañando a su esposo. Con las diversas relaciones de Fidel a lo largo de los años, una mujer no era muy visible. Pero [Díaz-Canel y Cuesta] eran mucho más una pareja política de estilo estadounidense”.

Comments

Comments are closed.