Pasa en Venezuela

“El gobierno prefiere la fuga de cerebros a tenerlos dentro del país”

0

La animadora Erika de La Vega aseguró que la “revolución” liderada por Nicolás Maduro se encargó de hacer del venezolano “más pobre, de secuestrar las instituciones y manejarlas a su antojo, de jugar con la vida de millones de nosotros dejando que el hampa y las balas definieran el destino de tantos amigos, conocidos, familiares y tanta gente inocente”.

“Mi país, Venezuela en los últimos 20 años ha padecido los abusos de un grupo de personas que bajo engaño convencieron a más de la mitad del país de un proyecto político que ofrecía un cambio, una revolución. Pues, a lo largo de los años nuestro país cambió, sí, para peor (…) este grupo de personas ha encarcelado y torturado a estudiantes, políticos, al que piensa distinto y al que ha alzado la voz ante tanto atropello y patanería”, expresó a través de sus redes sociales.

A su juicio el gobierno chavista “prefiere la fuga de cerebros que tenerlos dentro del país brindándoles oportunidades para asegurar el progreso de la nación. Y por eso se ve en Chile al ingeniero que ahora es carpintero, en Miami al arquitecto como asistente en una tienda de muebles, a la productora de televisión haciendo dulces para vender, en Calgary a una exPdvsa haciendo quesos. Eso sí, sin complejos, más bien agradeciendo las oportunidades que se nos presentan en las tierras muy lejanas a la tierra del Salto Ángel”.

“Esta revolución mientras exista seguirá abusando de la vida de los venezolanos. Nos seguirá maltratando fríamente como lo ha hecho hasta ahora y seguirá impidiendo que se consigan los medicamentos para la presión, el cáncer, los tratamientos para el riñón. Procurará que el hambre se mantenga para comprar voluntades a punta de cajas de comida. Seguirán reeligiéndose en el tiempo, violando actas y acumulando votos de fantasmas. Nunca le hemos importado a esta revolución, para muestra estamos todos nosotros los venezolanos dentro y fuera del país”, manifestó.

Mi país, Venezuela en los últimos 20 años ha padecido los abusos de un grupo de personas que bajo engaño convencieron a más de la mitad del país de un proyecto político que ofrecía un cambio, una revolución. Pues, a lo largo de los años nuestro país cambió, sí, para peor. Esta revolución se encargó de hacer del venezolano más pobre, de secuestrar las instituciones y manejarlas a su antojo, de jugar con la vida de millones de nosotros dejando que el hampa y las balas definieran el destino de tantos… tantos amigos, conocidos, familiares y tanta gente inocente. Este grupo de personas ha encarcelado y torturado a estudiantes, políticos, al que piensa distinto y al que ha alzado la voz ante tanto atropello y patanería. Esta revolución prefiere la fuga de cerebros que tenerlos dentro del país brindándoles oportunidades para asegurar el progreso de la nación. Y por eso se ve en Chile al ingeniero que ahora es carpintero, en Miami al arquitecto como asistente en una tienda de muebles, a la productora de televisión haciendo dulces para vender, en Calgary a una ex- Pdvsa haciendo quesos. Eso sí, sin complejos, más bien agradeciendo las oportunidades que se nos presentan en las tierras muy lejanas a la tierra del Salto Ángel. Esta revolución mientras exista seguirá abusando de la vida de los venezolanos. Nos seguirá maltratando fríamente como lo ha hecho hasta ahora y seguirá impidiendo que se consigan los medicamentos para la presión, el cáncer, los tratamientos para el riñón. Procurará que el hambre se mantenga para comprar voluntades a punta de cajas de comida. Seguirán reeligiéndose en el tiempo, violando actas y acumulando votos de fantasmas. Nunca le hemos importado a esta revolución, para muestra estamos todos nosotros los venezolanos dentro y fuera del país. Y mientras mantengo la esperanza de que esta pesadilla que nos ha tocado vivir se acabe y desaparezca, miro esta foto y por un momento me hace olvidar lo malo y me ayuda a reconectar con la fuerza, la esencia, la alegría y el orgullo de ser de la misma tierra del Santo Ángel. #TBT Parque Nacional Canaima, Estado Bolívar, Venezuela.

A post shared by Erika De La Vega (@erikadlvoficial) on

Comments

Comments are closed.