Pasa en Venezuela

La maquinaria no respondió… Maduro ha perdido casi dos millones de votos desde 2013

0

El mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, celebró con euforia su reelección en los comicios presidenciales en el país caribeño, pero entre su elección en 2013 y la de este domingo perdió casi dos millones de votos.

En abril de 2013 Maduro resultó elegido con 7,5 millones de votos, frente a los algo más de 5,8 millones de votos de ahora. Seguramente por eso el presidente prefirió destacar el “récord” que significó lograr el 68 por ciento de los votos y 21 puntos de ventaja sobre su principal rival, el ex dirigente del chavismo Henri Falcón. Éste, por su parte, no reconoció los resultados y denunció manipulaciones.

Lo que Maduro tampoco mencionó es que ese 68 por ciento se obtuvo con un desplome de la participación de los ciudadanos a la mitad: Mientras que casi 16 millones o en torno al 80 por ciento de los electores votaron en las presidenciales de 2013, este domingo lo hicieron 8,5 millones (un 48 por ciento). La oposición rebaja esta cifra todavía más, a menos de un 30 por ciento.

Los grupos opositores optaron en su mayoría en estos comicios por la abstención al no considerar que se dieran las condiciones para una votación democrática.

EN LAS PARLAMENTARIAS Y LA ANC

En las parlamentarias celebradas en diciembre de 2015, la entonces coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) obtuvo 7,7 millones de votos frente a los 5,6 millones del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) de Maduro.

Cuando se instaló el parlamento de mayoría opositora en enero de 2016, su nuevo presidente, Henry Ramos Allup, aseguró que el objetivo era sacar a Maduro del poder “en un lapso de seis meses” mediante un referéndum revocatorio. Pero la realidad demostró que los opositores habían subestimado el aparato estatal que construyó el chavismo desde 1999.

El Parlamento se vio inmerso en una amarga disputa con los demás poderes, a los que la oposición acusa de estar controlados por el Gobierno, que derivó en que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) terminase declarando al Legislativo en “desacato” y virtualmente le anulara todas sus funciones.

De igual manera, el revocatorio fue blanco de numerosos retrasos que la oposición atribuyó a la deliberada lentitud del CNE, hasta que finalmente fue suspendido por varios tribunales en septiembre de 2016 como consecuencia de la supuesta falsificación de firmas durante el proceso de registro.

Los opositores, frustrados por la invalidación del revocatorio y la virtual anulación del Parlamento, convocaron protestas desde abril de 2017. Pero el movimiento finalmente fue sofocado por los cuerpos policiales, dejando atrás más de cien muertos y miles de heridos.

Maduro respondió convocando elecciones para una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en la que la oposición se negó a participar por considerar que la convocatoria violaba la Constitución porque previamente debía haber un referéndum para que la población aprobara la iniciativa. En ese proceso, el chavismo logró 8.089.329 votantes.

Ante el boicot opositor, todos los 545 integrantes de la Constituyente, un organismo plenipotenciario que se instaló en agosto, son simpatizantes de Maduro.

Además, decenas de dirigentes de la oposición fueron encarcelados o terminaron en el exilio, mientras la marca electoral de la MUD y varios partidos opositores de peso fueron vetados del proceso electoral por decisiones judiciales o de la Constituyente.

Enfrentados a un aparente callejón sin salida, cientos de miles de votantes opositores desencantados decidieron alejarse de las protestas, no participar en elecciones o simplemente emigrar.

LAS REGIONALES

La oposición sintió el golpe en las elecciones regionales del año pasado, cuando obtuvo apenas 4,9 millones de votos, es decir, casi tres millones menos que en las parlamentarias, y el chavismo se alzó con 18 de las 23 gobernaciones en disputa.

También entonces el chavismo obtuvo unos 5,8 millones de votos, cifra ligeramente superior a la de las parlamentarias y casi idéntica a los resultados de este domingo, por lo que el oficialismo pareciera haber tocado al mismo tiempo un piso y un techo electoral que ronda los seis millones de votos.

CARNET DE LA PATRIA Y DEL PSUV

Además a través del Carnet del Psuv, donde controlan a la militancia, Maduro también tuvo una caída… Durante los primeros días del mes de mayo, el jefe de Estado anunció que habían 6 millones 400 mil carnetizados, sin embargo, ¿dónde quedó toda esa maquinaria? Ya que la cifra presentada por el CNE es menor a las personas inscritas en la tolda roja.

Mientras que con el Carnet de la Patria, según el Estado, hay 15 millones de venezolanos registrados.

Con información de DPA

Comments

Comments are closed.