Mundo

Escándalo de secta con esclavas sexuales salpica a hijos de un expresidente mexicano

0

Tras salir a la luz el escándalo de explotación sexual liderado por Keith Reniere, oculto en una empresa de autoayuda para mujeres conocida como Nxivm (Nexium) en México, nuevos audios confirmaron la vinculación de Emilio Salinas Occelli, hijo del ex presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari.

Al momento de ser revelada la red de Reniere a través de una publicación del diario The New York Times, Emiliano Salinas era miembro del consejo y copropietario de la compañía Executive Succes Programs (ESP) México, encargada de obtener la licencia para que los programas y talleres de superación personal y autoayuda de Reniere fueran replicados en México, comercializados desde la sede principal en Nueva York. Sin embargo, negó tener alguna vinculación con los hechos.

Raniere utilizaba la fachada de “ayuda para mujeres” para construir una especie de secta y abusar de mujeres, a las que obligaba a tener sexo con él y además las tatuaba en la zona pélvica con sus iniciales.

Aunque la investigación de The New York Times no mencionó a Emiliano, la prensa mexicana no pasó por alto la relación entre él y Nxvim, a través de la empresa ESP México.

“Mi nombre no aparece en el citado artículo, no hay un vínculo con lo que yo hago en México”, dijo en aquel entonces Salinas en la emisión de un comunicado, en un intento de poner distancia.

Sin embargo, una información recientemente publicada por Aristegui Noticias, reveló una serie de conversaciones que descubren que Emiliano y su hermana Cecilia Salinas Occelli estaban al tanto desde el año 2015, dos años antes de la publicación en The New York Times, de las actividades ilegales de Raniere.

Peor aún, muestran a Emiliano hablando abiertamente de otro grupo denominado Dominante sobre Sumiso (DOS), que funcionaba con mujeres “esclavas” que tenían amos. Ellas, a su vez, debían reclutar a otras mujeres para subir de rango. En esta pirámide, Raniere era el único que estaba en la cima.

Según datos de Aristegui Noticias, este grupo estaba integrado por alrededor de 50 mujeres que estaban obligadas a hacer confesiones comprometedoras y entregar material íntimo y sexual.

El portal aclara que Emiliano no estaba explícitamente involucrado con las actividades ilegales de Raniere, pero por otra parte, sí se evidencia su contradicción en cuanto al conocimiento de los casos.

En las mismas grabaciones, Emiliano afirma que su hermana Cecilia también tenía conocimiento de esta fraternidad y sus prácticas, que incluía fotografías y grabaciones sexuales, con la amenaza de ser divulgados en caso de que quisieran desertar del grupo Dominante Sobre Sumiso.

Comments

Comments are closed.