Se negó a tratarse el cáncer para salvar la vida de sus bebés y murió tras dar a luz

Danielle Dick, una mujer de 32 años de Estados Unidos, murió tras retrasar un tratamiento contra el cáncer para proteger la vida de sus gemelos.

A las 17 semanas de gestación, unas pruebas revelaron que Danielle tenía un melanoma en estado cuatro que se había extendido a su cerebro.

Los médicos le explicaron que tenía un 20% de probabilidades de sobrevivir durante cinco años si comenzaba inmediatamente a recibir radioterapia, pero ella sabía que esto podía matar a sus bebés y por eso se negó a someterse a dicho tratamiento, según recoge el medio ‘Daily Mail‘.

A las 29 semanas de embarazo, Danielle dio a luz a los bebés, tras lo cual fue sometida a un tratamiento intensivo, pero fue demasiado tarde. Murió 10 meses después de dar a luz a un niño y niña sanos. “La enfermedad se propagó más rápido de lo que nadie esperaba”, escribió Rachel Miller, la hermana de Danielle, en la página GoFundMe de la familia.

Danielle Dick enfrentó en 2011 un tratamiento anticáncer por un melanoma que le fue detectado. Tras una operación para retirarle un lunar y varios chequeos, Danielle fue considerada libre de cáncer cinco años después. Durante su embarazo, se enteró de que el melanoma había vuelto, esta vez a su cerebro y su estómago.

Lo + leído

Síganos en

Síguenos en las redes: publicamos avances y notas exclusivas en ellas.