5 fáciles trucos que te ayudarán a bajar de peso

Muchas veces la falta de tiempo, el cansancio y un pésimo habito alimenticio, nos impiden formar esa figura que tanto deseamos para el verano, sin embargo, si intentamos encajar algunos pequeños hábitos a nuestra rutina diaria, podríamos notar cambios increíbles de forma muy fácil sin tener que dedicarle horas al gimnasio.

1 CONSUME LÁCTEOS, PERO NO DESNATADOS

Es posible que con los años escucharas que tomar bebidas lácteas engorda y produce gases estomacales, y que por ende es mucho más saludable consumir productos desnatados e incluso sin lactosa, pero nada más fuera de la realidad, ya que un reciente estudio llevado a cabo en la Universidad de Tufts, ha demostrado, según lo reseñado por El Confidencial, que tomarlos enteros y con su grasa natural podría ser la mejor forma de controlar la ingesta de carbohidratos.

La investigación alega que, el consumo de lácteos no impacta primordialmente en el peso de las personas, mientras que tomar lactes bajos en grama promueve el consumo de carbohidratos.

“Los resultados sugieren que las personas compensan, y si consumen más lácteos bajos en calorías y grasas aumentan el consumo de carbohidratos, lo que podría derivar en problemas de diabetes, enfermedades de corazón u obesidad”, resumió la doctora Jessica Smith, investigadora de la Universidad de Harvard y coautora del estudio.

2 BUSCA UNA PAREJA PARA HACER EJERCICIO

Según los investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg, realizar alguna rutina de ejercicios en compañía de una pareja podría impactar significativamente en el resultado de un entrenamiento.

“El hecho de que uno de los dos cónyuges inicie un régimen de ejercicio puede impactar significativamente en los hábitos de su pareja”, explica el estudio, en donde se estudió el comportamiento de 16.000 personas durante alrededor de seis años observando que aquellos participantes cuyas parejas afirmaban haber comenzado a practicar una actividad física regular, tenían un 70% más de probabilidades de seguir con su entrenamiento personal.

Claro que no tiene por qué tratarse de una relación sentimental, puedes empezar a practicar deporte con un amigo, familiar o compañero de trabajo para impulsar tu estilo de vida.

3 EVITA EL TELEVISOR

Cocinar o comer frente al televisor puede ser una costumbre dañina para nuestra salud, según un estudio publicado en la revista médica Appetite, en donde aseguran que, las personas que preparan un plato mientras están viendo algún programa de cocina, tienden a pesar cerca de cuatro kilos y medio más que los que no lo hacen.

De igual manera, un estudio de las universidades de Liverpool y Birmingham, llegaron a la conclusión de que cuando no estamos concentrados, comemos un 10% más y solemos tener hambre un 25% más rápido debido a que tenemos la sensación de no haber ingerido lo suficiente, por lo que apagar el televisor y disfrutar de nuestros platos es el mejor consejo.

4 UNA RUTINA SANA NO IMPLICA SOLO HACER EJERCICIO

Aunque des el 100% de ti en una actividad física, no obtendrás los resultados que deseas si consumen exceso de azúcar y carbohidratos a lo largo del día, además, el consumo abusivo de estas sustancias podrían generar efectos contraproducentes en la salud como enfermedades cardiacas o diabetes.

Esto no significa que debes eliminar para siempre el azúcar de tu vida, solo debes aprender a diferenciar los momentos adecuados entre una comida saludable y un “gustico”.

5 EL MEJOR EJERCICIO: CAMINAR

Podrá sonar absurdo, pero caminar por lo menos 1 hora diaria no solo te ayuda a evitar el sedentarismo, sino que esto podría contribuir a la estimulación de tu sistema metabólico y pon ende la reducción del peso sin demasiado esfuerzo.

Caminar no solo te ayudará a mantenerte activo, sino que según un estudio publicado en el Clinical Journal of the American Society of Nephrolog, mantendrás en un buen estado tus articulaciones, las rodillas y la espalda.

Síganos en

Síguenos en las redes: publicamos avances y notas exclusivas en ellas.