Mundo

Los relatos que revelan la crisis migratoria en Texas

0

En el estado de Texas, Estados Unidos, funciona el Centro de Trabajo Temporal de Plano, donde acuden todo tipo de ciudadanos, aunque la mayoría latinos, en busca de alguna oferta laboral.

“Nunca pensé que mi vida sería así, pero creo que he tenido suerte”, expresa Felipe, quien salió de México y tiene tres décadas viviendo en Estados Unidos, según dice, con papeles.

Relató que su jefe anterior quedó debiéndole dos semanas de salario, pero no hizo nada al respecto. “Le puedes echar a la policía pero no gana uno nada porque no tengo prueba de que me contrató. Me agarró ahí en la esquina del 7-Eleven, nada más. Aquí, si alguien te quiere, agarran los nombres y el número de teléfono. En la calle no tiene uno nada y además te pueda parar el carro de la ICE (la policía migratoria) y arrestarte. Aquí uno está más seguro”, contó.

El centro temporal no interviene en la fijación del salario, solo funge como intermediario, pero guarda constancia de cada relación laboral, lo que funciona como prueba ante posibles abusos.

Para Adrian Magallanes, supervisor del centro, dice: “ni nos importa ni preguntamos -si cuenta con papeles-, solo queremos encontrarles trabajo”. Su intención es brindar protección de los abusos a los trabajadores.

En el país norteamericano buscar trabajo en la calle es ilegal, y con el aumento de las redadas, los indocumentados cuentan con el riesgo de ser detenidos y deportados, según reseña La Vanguardia.

AL AZAR

A las siete de la mañana, ya se encuentran alrededor de 51 personas a la espera de ser llamados por el altavoz. Anteriormente, habían peleas por ser el primero en la lista de candidatos, ahora usan un sistema de lotería, pura cuestión de suerte.

Al llegar, presentan su ficha y se les da un número de la página donde se les ha apuntado. Cuando aparece algún empresario o particular buscando a alguien para algún oficio -albañil, jardinero, agricultor-, se le da un giro al bombo para decidir en qué página se buscará al afortunado empleado.

Para los indocumentados, los impagos son frecuentes, aunque pocas veces son denunciados por el temor que les genera su estatus. Sin embargo, la ley los protege.

Comments

Comments are closed.