Mundo

Argentina y el FMI: una historia de encuentros y fracasos

0

“Le dijimos ‘chau’ al Fondo Monetario Internacional (FMI). Somos más independientes”, dijo el 9 de julio de 2006 el entonces presidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007) con motivo del 190 aniversario de la Independencia del país.

En enero de ese año Argentina había cancelado con el pago de 9.810 millones de dólares la deuda con el FMI, y a partir de ese momento congeló la que hasta ese momento había sido una relación de idas y vueltas en medio siglo con el organismo de crédito.

Doce años después de aquella decisión de Kirchner, el presidente Mauricio Macri pidió hoy al FMI su apoyo financiero en medio de la crisis generada por factores externos e internos que llevó a una devaluación del peso y encareció el crédito.

Precedentes: Aramburu

El vínculo entre Argentina y el Fondo Monetario Internacional comenzó 1956, durante el régimen militar del dictador Pedro  Aramburu, que un año antes había derrocado por medio de un golpe de Estado al mandatario Juan Domingo Perón.

Aramburu pidió al FMI un crédito de 1.000 millones de dólares.  Aquella fue la primera asistencia financiera que recibió el país del organismo financiero internacional, que continuó en los sucesivos gobiernos argentinos tanto democráticos como de facto.

Menem

El vínculo con el FMI fue muy estrecho durante la presidencia de Carlos Menem (1989-1999), especialmente para sostener el llamado plan económico de Convertibilidad, que establecía una paridad cambiaria entre el peso y el dólar.

Tan buena fue la relación con el FMI que Menem, en un hecho inédito hasta ese momento para Argentina, fue invitado en 1998 a pronunciar el discurso inaugural en la asamblea general del organismo.

Menem, un dirigente peronista aunque con ideas neoliberales, llevó a cabo una serie de reformas propuestas por el FMI, entre ellas la privatización de las empresas de servicios públicos, una medida que representó cientos de miles de trabajadores despedidos.

Al finalizar el Gobierno de Menem, la deuda de Argentina con el FMI superaba los 90.000 millones de dólares.

De la Rúa

Fernando de la Rúa (1999-2001), que sucedió a Menem, intentó poner fin a una crisis económica entre 2000 y 2001 con dos nuevos créditos del FMI que llegaron a 48.000 millones de dólares.

La peor crisis económica y financiera de Argentina provocó la renuncia de De La Rúa a fines de 2001 después de un estallido social que dejó en las calles del país decenas de muertos y a la mitad de la población en la pobreza.

Duhalde

Bajo la presidencia de Eduardo Duhalde (2002-2003) Argentina  solicitó el que fue el último préstamo al FMI antes de la cancelación de la deuda realizada por Kirchner.

Kirchner

Durante los ocho años de gobierno Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) el país y el organismo de crédito internacional prácticamente no tuvieron relación.

El diálogo se reanudó recién tras la asunción de Macri a fines de 2015. En marzo pasado, durante su primera visita oficial al país, Lagarde elogió a Macri al asegurar que “los dos primeros años del gobierno han sido asombrosos”.

Por Gabriel Tuñez (dpa)

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.