Mundo

¿Qué harán los humanos con la llegada de los robots al trabajo?

0

Desde hace décadas, autores y estudiosos del área laboral pronostican que en un futuro no muy lejano los horarios de trabajo disminuirán significativamente, y algunos más entusiastas, consideran que el trabajo podría desaparecer por completo para ser reemplazado por la inteligencia artificial.

“Nadie debería trabajar jamás. El trabajo es la fuente de casi toda la miseria existente en el mundo. Casi todos los males que se pueden nombrar proceden del trabajo o de vivir en un mundo diseñado en función del trabajo. Para dejar de sufrir, hemos de dejar de trabajar”, dijo el escritor estadounidense Bob Black en La abolición del trabajo.

En este escrito, el anarquista no abogaba precisamente por la gandulería, por el contrario, consideraba que el hombre debe dedicar su tiempo a actividades lúdicas y recreativas. “Una aventura colectiva basada en el júbilo y la exuberancia libre y recíproca”.

Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cada año se crean 40 millones de empleo en todo el mundo.

En el año 2017, por ejemplo, había 3.272 millones de personas trabajando en todo el mundo. En contraparte, el organismo indica que existen 192 millones de desempleados en el mundo.

Para el matemático israelí Moshe Vardi, profesor de Ciencias de la Computación en la Universidad de Rice, en Houston, será en el año 2050 cuando los robots pasarán a reemplazar la mayoría de los puestos de trabajo realizados por el hombre, lo que ocasionará un aumento del 50% en la tasa de desempleo.

Por su parte, el autor Rutger Bregman indica en Utopía para realistas, que se debe diseñar una renta básica universal para que todo el mundo pueda trabajar en lo que quiera trabajar, reseña El Mundo.

Sin embargo, de allí surge el cuestionamiento: ¿quién sueña con ser cajero de un supermercado, taxista o repartidor de pizzas? Teniendo en cuenta que ya existen sistemas de cobro automatizados y autos que pueden conducirse solos.

“La eliminación completa del trabajo es imposible, lo que realmente buscamos es limitar el trabajo a lo que es necesario para nuestra existencia básica. Siempre habrá algo de trabajo que deba hacerse, ya sea por los límites técnicos de la automatización, o por los límites morales sobre el trabajo que queramos delegar en las máquinas. Pero en un mundo ideal, todos compartiríamos en igualdad de condiciones este trabajo restante”, agrega por su parte el escritor canadiense Nick Srnicek.

A consideración de la periodista Marta García Aller, el principal reto en la era postempleo no será económico sino cultural, debido a la incesante necesidad de las personas de producir más o estar bastante ocupado para sentirse productivo y autorealizado.

“Tenemos arraigado el concepto de que estar más ocupado o ser más productivo es ser mejor o más importante cuando no tendría por qué ser así. Al fin y al cabo vivir sin trabajar no es algo que vayamos a inventar nosotros, es lo que ha hecho la aristocracia toda la vida”, sostiene Aller.

En su escrito titulado El fin del mundo tal y como lo conocemos, explica que no vamos a dejar de trabajar porque los robots no podrán con todo, pero sí cambiará el concepto del trabajo.

“No sé si en 2050 necesitaremos trabajar para vivir o a qué llamaremos trabajo pero lo que está claro es que la gente va a tratar de ser feliz y útil y eso no tiene por qué estar vinculado al trabajo. Habrá que liberar a la gente de las tareas rutinarias y dejarlas en manos de los robots para crear entornos que nos permitan dedicarnos a tareas más creativas, emocionales, a lo puramente humano”, concluye Aller.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.