Mundo

Daniel Ortega ofrece “diálogo de paz” ante los “sembradores de odio”

0

Entre canciones revolucionarias y súplicas a dios, el presidente Daniel Ortega afirmó hoy que apoyará un “diálogo para la paz” en Nicaragua, pero advirtió que investigará a quienes promovieron la violencia y que, dijo, son los mismos que enfrentaron a su primer gobierno en la década de 1980.

“Los que incitaban a la guerra antes, ahora incitan a la violencia, y en medio (están) nuevamente las víctimas”, señaló Ortega ante miles de simpatizantes del Gobierno reunidos en la Plaza de las Victorias, en un céntrico sector de Managua.

Recordó que casi 50.000 personas murieron en el conflicto armado entre sandinistas y “contras” apoyados por Estados Unidos, durante casi 10 años de revolución (1979-1990).

De impecable camisa blanca, el mandatario dijo que su gran objetivo es alcanzar “un diálogo para la paz”, con la mediación de la Conferencia Episcopal, tras la rebelión de estudiantes y otros sectores civiles que su Gobierno enfrentó la semana antepasada.

“Pidámosle fortaleza a Dios diciendo: danos, señor, la fuerza para ser instrumento de paz.. donde haya odio, sembremos amor”, clamó el ex guerrillero izquierdista de 72 años, parafraseando a San Francisco de Asís, mientras sus seguidores gritaban “Queremos la paz” y “Ni un paso atrás”.

“¡No a la muerte, no a la destrucción, no a la violencia, no a la barbarie. Sí a la vida, sí al diálogo, sí al trabajo, sí a la paz!”, volvió a exclamar Ortega frente a la multitud que ondeaba banderas de Nicaragua y del gobernante Frente Sandinista.

“PROFUNDA HERIDA EN EL CORAZÓN DE LA PATRIA”

El presidente habló desde una tarima junto a su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, rodeados ambos por un fuerte dispositivo de seguridad. A diferencia de sus últimas apariciones, esta vez no lo acompañaron los jefes de la Policía ni del Ejército.

Muchos manifestantes fueron trasladados al lugar desde distintas zonas del país en caravanas de autobuses y camiones, portando carteles con leyendas como “Trabajo y paz” y “Amor a Nicaragua”, conocidos lemas gubernamentales.

Esta fue la primera manifestación de apoyo a Ortega tras cinco días de protestas disueltas violentamente por la Policía, con un saldo de diez muertos según las autoridades y 63 según la no gubernamental Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

El conflicto inició con reclamos de universitarios por una reforma al Seguro Social anunciada el 16 de abril pasado. A raíz de la violenta acción policial y de fuerzas de choque del Gobierno contra los manifestantes, las protestas se extendieron a 14 ciudades del país.

“Los sembradores de odio han provocado una profunda herida en el corazón de la patria, y la patria está de duelo”, afirmó Ortega al referirse a la rebelión cívica, la primera que afronta en 11 años de Gobierno. Luego pidió un minuto de silencio por los jóvenes muertos y sus familias.

También dijo que se investigará a los responsables de la violencia. “No para lanzarnos llenos de odio contra ellos, con el cuchillo en la mano contra ellos, sino para que entiendan de una vez por todas, que ya Nicaragua entera escogió el camino de la paz, la estabilidad y la seguridad”, afirmó.

Figuras de la sociedad civil opuestas al Gobierno han apoyado las protestas estudiantiles y han expresado dudas sobre el éxito de un diálogo, pues consideran que sólo le dará tiempo al comandante Ortega para calmar los ánimos y apaciguar la crisis polìtica.

En entrevista con dpa, el conocido poeta y sacerdote Ernesto Cardenal (Granada, 1925) opinó que “no debe haber diálogo”, sino que debe elegirse “otro Gobierno, una república democrática”.

“El diálogo no tiene sentido porque el diálogo es para entenderse, y nosotros no nos podemos entender”, dijo el autor de “El Evangelio de Solentiname”, que se ha declarado un “perseguido” por Ortega y por Murillo, tras acusarlos de dirigir “una dictadura” en el país.

Ministro de Cultura durante la revolución y luego divorciado del partido sandinista, Cardenal criticó la “locura y arrogancia” del Gobierno y se mostró contento porque los jóvenes han vuelto a reclamar sus derechos en las calles. “Nicaragua ha resucitado”, sentenció.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.