Mundo

El fracaso del turismo en Cuba tras la muerte de Fidel Castro

0

Julio Patán, periodista y escritor mexicano, miembro de una familia que creyó en la “utopía marxista”, comprobó la veracidad de muchas de sus lecturas sobre el fracaso del castrismo durante un viaje realizado en el año 2017, un testimonio que ilustró en su obra recientemente publicada por Planeta, con el título “Cuba sin Fidel”.

En su llegada a la isla a tan solo 38 días de la muerte de Fidel, Patán comenta que lo único que funciona con efectividad en el sistema castrista es el control de la ciudadanía, luego de que su anfitriona cubana estuviera obligada a “llamar al Ministerio del Interior, de ser necesario cinco, seis o 12 veces, como es habitual, y reportar que el ciudadano mexicano Julio Patán Tobío, llegado el 1ro de enero de 2017, número de pasaporte tal, se hospedará ahí”.

A lo largo del ejemplar, el escritor reseña que Cuba puede entenderse como “una de las mayores colecciones de disparates”. Explica cómo cada señal de pobreza y carencias califican en lo absurdo: un dispositivo intrauterino (DIU), método anticonceptivo con entre cinco y 10 años de uso, extraído tramposamente y vendido en el mercado negro, autos estadounidenses de los años 50 convertidos en atractivo turístico, manojos de cables, goteras que no pueden tapar con bolsas de plástico porque tampoco se consiguen bolsas de plástico, o clínicas populares para todos pero sin aspirinas ni jeringas.

El autor también se cuestiona si será testigo de una Cuba sin Raúl -Castro-, y a su vez señala que en el peor de los escenarios, la nación sufrirá una regresión como la que actualmente destruye a Venezuela.

Pero si algo resalta desde la impresión del periodista durante su estadía, es la palpable pobreza vista desde todas sus perspectivas.

“La degradación que produce la pobreza peor de todas, que es la pobreza inamovible del que vive en un paraíso hecho por decreto, la pobreza del que no tiene derecho a luchar contra la pobreza porque eso significa violar los principios de la Utopía. La pobreza del que no tiene siquiera el derecho a decir que es pobre”, afirma.

Si desea leer la nota completa publicada por El Nuevo Herald, haga click aquí.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.