Lifestyle

Los mitos sobre los beneficios de tomar vino o cerveza

0

Existen muchas recomendaciones acerca de la ingesta de cerveza y vino para mantener un cuerpo saludable, e incluso para bajar de peso, sin embargo es importante detectar esas falsas sugerencias para no comprometer la salud.

Mitos como, “una copa de vino equivale a una hora de ejercicio”, o “una cerveza es más efectiva que un analgésico”, son el tipo de consejos que podemos conseguir en algún artículo dedicado a la nutrición, pero que en realidad son totalmente falsos, y que solo buscan ganar más audiencia.

El diario español El País, en su sección El Comidista, nos trae una guía rápida para descartar esos falsos datos.

1. ¿Se relaciona el mensaje del título con el contenido de la noticia?

En muchas oportunidades suelen usarse palabras claves en un título como: adelgazar, peso, vino, cerveza, salud, con el fin de captar la atención del público, pero al leer el artículo se descubre que la nota no se relaciona con el título.

2. ¿El título o texto está sustentado con algún enlace del estudio que lo prueba?

Esta es la mejor forma de descartar una noticia fraudulenta, puesto que muchos medios publican solo la parte del estudio que les conviene y omiten el resto, o simplemente no enlazan la noticia a la fuente del estudio original.

En este sentido, sirve de ayuda el consejo de un médico británico llamado Ben Goldacre, autor de Mala Ciencia, un libro en el que desmiente mitos de la medicina, que dice “Como poner un enlace con la fuente de los datos es algo tan fácil de hacer, y la motivación para evitar hacerlo tan dudosa, me he detectado a mí mismo utilizando una nueva regla de oro: si no incluyes un enlace a la fuente primaria de información, no confío en ti”.

3. ¿El estudio referencial fue practicado en animales o seres humanos?

Los estudios realizados en animales, poco pueden servirnos en este tipo de casos, puesto que los procesos biológicos entre los del animal (generalmente ratones de laboratorio), y las de un ser humano son totalmente distintos, además las rutinas de vida del ser humano incluyen celebraciones, cargas laborales, hacer compras de supermercados, entre otras circunstancias que nunca podrían compararse con las del animal en cuestión.

4. ¿El estudio citado trata sobre el alimento con el que se titula o sobre algún nutriente o componente del mismo?

Puede suceder que el título del texto nos mencione un alimento en específico, pero al leer la nota completa, realmente esta habla de un componente de dicho alimento, sus características o posibles beneficios. En el caso del vino esta la presencia de resveratrol o polifenol, pero que también se encuentra en frutas, maní u otros alimentos, y en el caso de la cerveza está la cebada.

5. ¿El estudio es de observación o de intervención?

Los estudios observacionales suelen relacionar dos variables haciendo parecer que tienen relación directa cuando no necesariamente es así, por ejemplo: “se ha observado que cuando la población española come más sandía se producen más muertes por ahogamiento en mares y piscinas. ¿Recomendamos no comer sandía para evitar el riesgo de morir ahogado? No. Se ahoga más gente cuando hay más gente que se baña y la gente se baña más cuando es verano, que es, a la vez, cuando más sandía se consume”, dice el medio español.

Por otro lado, los estudios de intervención están bien diseñados, aportan una relación más certera y un mayor nivel de evidencia.

Aplicar estas claves permite descartar este tipo de artículos o falsas noticias, que se han convertido en un problema grave para la humanidad, por eso es necesario no dejarse llevar a primera instancia por lo que se lee, sin antes verificar la fuente del texto o el estudio que sustente dichas recomendaciones.

Consultar un especialista en temas de alimentación, nutrición y medicina en general, siempre será la mejor opción antes de poner en práctica alguno de esos consejos que puedan generar consecuencias para la salud.

Para leer el artículo completo ingrese aquí.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.