Lifestyle

Las claves para un desayuno perfecto

0

Nutricionistas, amantes de lo saludable y del fitness, concuerdan con que el desayuno constituye uno de los alimentos más importante del día para mantener un cuerpo sano.

Y no solo eso, pues expertos aseguran que una dieta balanceada y bien equilibrada en horas de la mañana contribuye a mantener un buen estado de ánimo para empezar una jornada con las pilas bien cargadas.

Después de 8 horas de ayuno, salir del hogar sin nada del estómago afecta directamente nuestra capacidad de concentración, interacción y aprendizaje, además de ser un factor clave para generar enfermedades estomacales como la acidez o la gastritis a largo plazo.

Para que esto no pase, existen una serie de pautas que hay que seguir en el desayuno que te podrían ayudar a empezar tu día con buen humor y energía, según lo reseñado por Cosmopolitan.

  1. Siempre incluye frutas en tu dieta: La fruta es un alimento alto en fibras y minerales, lo cual al ser digerido fácilmente le permitirá a tu estómago absorber todos esos nutrientes que necesitas para empezar el día.

    Toma en cuenta que prácticamente todas las frutas son una increíble fuente de líquidos, lo cual te ayudará a mantenerte hidratado en tu jornada.

  2. Evita el café: La costumbre de tomar una taza de café antes de desayunar para “agarrar energía”, puede causar más daños a tu salud que beneficios, ya que al ingerirlo con el estómago vacío estimula la producción de ácidos, lo cual a la larga podría generar acidez o ulceras.

    Tomar café todos los días o en grandes cantidades también es un habito dañino para el esmalte de nuestros dientes, ya que este a la larga puede mancharlos haciéndolos perder su característico color.

  3.  Cereales integrales: Incluye en tu dieta en insumo de avena, hojuelas de cereal o pan integral. Esto te proporcionará una excelente fuente de fibras y proteínas para impulsar la digestión y evitar el estreñimiento.
  4.  Siéntate al desayunar: Comer de pie puede ser una costumbre perjudicial para tu cuerpo. Cuando ingieres algún alimento en esta posición es común la ingesta de aires, además puede ser un factor clave para desarrollar acidez al no contribuir en el proceso de absorción de los alimentos.

    Disfruta del desayuno cómodamente, sentado y sin distracciones como el televisor o el teléfono, así contribuirás a una buena asimilación de los nutrientes.

  5.  No combines alimentos dulces y salados: Si mezclas porciones de alimentos con azúcar y otros un poco más salados es posible que se pueda crear una reacción acida en el estómago produciendo acidez.

    De forma balanceada y saludable intenta turnar tus desayunos entre algunos alimentos dulces y otros salados, así aportarás gran cantidad de minerales sin generar molestias a tu cuerpo.

  6.  Tomate tu tiempo: El acelerado estilo de vida de muchas personas no les permite dedicarle el tiempo suficiente al desayuno, sin embargo, a la larga esto podría traer consecuencias negativas.

    Una comida saludable debe durar entre 15 y 20 minutos para que puedas masticar de manera adecuada los alimentos facilitando así su posterior digestión.

  7.  Hidrátate bien antes de salir de casa: Mantenerse bien hidratado es importante para mantener un cuerpo sano. Al despertar toma un poco de agua antes de un buen desayuno. Posteriormente, antes de salir de la puerta repítelo, esto te ayudará a mantenerte activo.
  8.  Incluye lácteos en tu rutina: Ya sean bajos en grasa o sin lactosa, siempre intenta incluir alimentos como la leche, queso o yogut a tu rutina. Esto te permitirá tener una correcta fuente de calcio, fundamental para los huesos y ayudar a la flora intestinal.
  9. No olvides las proteínas: Siempre debemos incluir en nuesta dieta alguna fuente de producto animal, ya sea algo de pollo, carne, huevos o jamon.

    Todos estos alimentos son ricos en proteína y ayudarán a mantener el funcionamiento de nuestras células, sin embargo, evita productos altos en grasa.

  10.  No elimines el azúcar: un estilo de vida saludable no es aquel en el que se destierran los dulces. La clave esta es saber elegir cuales son buenos para ti, y cual el momento perfecto para ingerirlos. Frutas como el cambur, la piña o el mango, son una excelente fuente de azúcar.

    Y si se te antoja algo un poco más procesado ¿por qué no? La regla está en saber distribuir la ingesta de forma adecuada. Date un gusto una vez a la semana con una porción de bizcocho, galleta o helado, siempre evitando productos altos en grasa.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.